jueves, 4 de marzo de 2010

mientras caminaba...




Anoche caminando por una oscura y estrecha callejuela afloro en mí una ramera, caminaba lánguidamente y te vi. Nuestras miradas chocaron como dos rayos en una  tormenta, no hubo que pronunciar palabras pues nuestras miradas se habían dicho todo.

Inmediatamente camine tras de ti ,augurando un momento de placer en mi predecible vida …te paraste en aquel rincón oscuro que hasta hoy  llevaba un nombre ,tomaste mis manos calidas entre la aspereza de las tuyas ,mire tu cara masculina con una insipiente barba que denotaba rebeldía.

Besaste mi boca con fiereza  y yo me deleitaba probando el sabor amargo de la pasión, en unos labios que deberían de estar prohibidos, bajaste  a mi cuello y lentamente sentí el deseo recorrer mi centro.

Tomaste mi cuerpo y te hiciste su dueño por un momento, arañaste  mi piel, pero descuida que no pense en eso, hallaste mi cuerpo sensible a tu tacto susurraste sonidos de deleite en mis oídos  y con la naturalidad de un experto  tomaste mi cuerpo y me pusiste a la altura de tu cintura, mientras yo ávida de placer enroscaba a tu alrededor mis piernas sellando el cinturón de la pasión.


Entre delirios y pensamientos sin sentidos conocimos el final del arcoiris llamado éxtasis, mi cuerpo aun temblaba cuando mis pies tocaron el suelo arreglaste mi blusa y bajaste mi falda, pasaste tus manos lentamente por mi pelo y me besaste de nuevo, dijiste adiós sin pronunciar palabras y yo entendí…


Ahora vago todas las noches a la misma hora por la misma calle sin siquiera saber tu nombre…


5 comentarios:

Amorphis dijo...

A eso le llamo atrevimiento, ¿por cúal callejón dices que pasas?

El cinturon de la pasión, me gustó, buen relato, creo que en lo obscurito esas cosas son más excitantes.

Saludos

Amanteceres dijo...

Que apasionante historia y con que elegancia la has relatado.
Felicidades!!

Un besin

Madame Monique dijo...

¡Excitante historia de dos amantes!, tan bien relatado que nos transportas al mismo acto.

Un abrazo mujer!.

Amanda Manara dijo...

Callejones oscuros y hombres sin nombre, interesante y fantástica mezcla. Muy bien contado.
Un beso

Aylin Perdomo dijo...

graxias a todos amorphis el callejon es en mi pais jjji