lunes, 12 de abril de 2010

anoche


Anoche pensé en ti…



Anoche en la oscuridad de mi habitación con una almohada como soporte y las sabanas como mi abrigo te sentí…sentí tu cuerpo entrar sigilosamente sentí tus manos tomar las mías que vagas bajaron por la suave curva de mi cuello…luego lentamente se fueron posando sobre los endurecido montículos de mis pechos y aligerar la carga de ellos...


Torture cada fibra de mi templo pensando en tu recuerdo, susurre delicia entre mis labios pensando solo en ti, mientras mis poseídas manos navegaban en el mar de mis caderas


Mis manos intrépidas, suaves y hasta un poco altaneras, sucumbieron a recordar cada puerto donde anclaste en mi cuerpo y sigilosamente arremetieron allá donde mi vientre se hace más frágil provocando que el deseo se tornara liquido entre mis piernas…


Y así de forma descompuesta, en su estado liquido, recorrió sigiloso mi cuerpo… sonreí y te mire, te tome y te bese y desde tus piernas temblores, desataron canciones que a ritmo de gemidos bautizaron mi noche.


Una noche donde solo estuvimos tu y yo en unión perfecta, donde nuestros cuerpos desnudos se perlaron con el licor del agotamiento que devenga el placer una noche donde lo perfecto fue nuestros corazones en un mismo latir.

aunque solo hayan sido pensamientos…




1 comentario:

Amorphis dijo...

Hay pensamientos que suelen ser muy reales.

Cada vez te vuelves más pasional, más sensual.

Saludos...