viernes, 22 de enero de 2010

prendida a ti


Huele a libertad a deseo y ansiedad…


En el aire percibía el cálido perfume de tu llegada que se poso como mariposa sobre mi andamio, mientras se desprendía la fragancia imborrable que nace en mis sueños…. hombre misterioso llegaste y lo corrompiste todo a mí alrededor, me miraste y te mire….


Me enredaste en el profundo mar de tu mirada, mientras me envolviste en un remolino de pasión trasladándome al mismo nirvana, te convertiste en parvedad para mi cuerpo por horas de camino, sobre la frialdad de un desgastado sillón.


Me prendí a tus endemoniados besos mientras me mordías la cordura y desatabas lentamente la guerra bajo mi cintura sss… acallabas mis gemidos con el dulce sabor de tus labios y erizaste mi piel con el suave roce de tus manos.


Fuiste pincel sobre mi cuerpo e hiciste poesía sobre la cima de mis senderos, tus manos fueron brújulas en el mar oculto de mis savias y calcaste cada fibra de mi cuerpo con tus suaves dedos… batallamos juntos en esta guerra de pasión donde terminamos triunfante los dos...

1 comentario:

Gara dijo...

¡¡¡ Cuánto amor y pasión !!!

Precioso, a medida que te leo me gustan más tus poemas.

Un abrazo cariñoso